Sol·licitem el seu permís per obtenir dades estadístiques de la seva navegació en aquesta web, en compliment del Reial decret llei 13/2012. Si continua navegant considerem que accepta l'ús de Cookies         OK

Helena Rubinstein o el poder de la belleza

Helena Rubinstein nació en 1872 en un humilde barrio judío en Cracovia, Fue la hermana mayor de un grupo de 8 chicas, cosa que seguramente forjó también su carácter. De joven se rebeló contra el futuro a que la destinaba su familia: casarse con un judío, lo más rico posible, y ser ama de casa. Estuvo enamorada de un joven no judío y su padre prohibió la relación, quiso estudiar Medicina y su padre se lo prohibió, por lo que huyó primeramente a Viena con una de sus tías maternas y de allí a Australia con otro de sus tíos maternos. 

Con sólo 20 años, Helena se embarca camino de la lejana nación australiana, que por aquel entonces no era precisamente un destino tentador, especialmente considerando que la joven iba a vivir con un tío materno en una lejana y aislada granja de ovejas en un diminuto pueblo. 

Fue en el año 1902 cuando llegó  a Melbourne,  con 12 pequeños frascos de crema para el rostro en su maleta. Esos 12 frascos serán la base de un emporio industrial creado con mucho trabajo y valuado en miles de millones de dólares. Era la crema que usaban las mujeres de la familia y que se preparaba en la cocina de la casa. Aburrida, le ofrece su ayuda al boticario de la ciudad para crear fórmulas, pociones y unguentos.

Atrás quedó el destino de mujer de su casa, madre de muchos hijos, cocinando y respetando el Sabbat en el gueto de Cracovia. 

Muchas mujeres le preguntan por la crema que mantenía su tez tersa a pesar del árido clima australiano, una fórmula original de los hermanos Lykusky, unos amigos de la familia de Cracovia. La hidratante, a la que llamaron Valaze, tuvo tanto éxito que hasta le dedicaron espacio en la prensa. Y con ello no sólo consiguió publicidad, sino también marido: en 1907 se casaría con Edward Titus, uno de los periodistas que la entrevistaron sobre su crema milagrosa.

Durante seis años trabajó en las trastiendas de farmacias donde era empleada para encontrar el secreto de su crema. La base es la lanolina, grasa barata de la lana de oveja (abundante en Australia), y en farmacias y mercados vende muy caro su producto.  

El éxito comienza a sobrepasarla, y pide ayuda a los Lykusky, que también se mudan a Australia. Pronto reúne el dinero necesario para abrir un centro de belleza al que llamará Valaze, como su famosa crema. Mientras una de sus hermanas se hace cargo del mismo, ella dedica dos años a viajar por Europa para ampliar más sus conocimientos sobre dermatología, estética, química y belleza.

Desde 1903 utilizó el marketing empleando a personas conocidas para publicitar su producto. Una vez bien establecido su negocio en Melbourne lo deja en manos de una de sus hermanas y parte a Londres y después a París. Llega a París en 1912 “porque a las francesas les gusta maquillarse más que a las inglesas”. Crea su Maison de Beauté en la Rue Saint-Honoré, donde propone masajes a pacientes desnudas que impactan a la buena sociedad. En 1914 llega a Estados Unidos. Crea su Instituto de Belleza en Nueva York; le siguen Boston y Chicago. 

Con sólo 30 años, su vida ha dado un vuelco brutal, pasando de ser una joven emigrante a una sofisticada, elegante ¡y rica! mujer de negocios, que no duda en ampliar sus horizontes y abrir un tercer centro de belleza en Paris. Allí entra en contacto directo con el mundo del arte, del que se convierte en patrona y coleccionista, una pasión que mantendrá durante el resto de su vida.

El inicio de la I Guerra Mundial marca el traslado de la familia a Estados Unidos, donde compite con otras figuras legendarias de la cosmética como Elisabeth Arden o Charles Revson. Su negocio sigue viento en popa, e incluso resulta una de las pocas beneficiadas del crack bursátil del 29.

El éxito empresarial, sin embargo, no se corresponde al sentimental: se divorcia tras 19 años de matrimonio, aunque dos años más tarde se convierte en Princesa gracias a su matrimonio con el príncipe georgiano Atchill Gourielli.

En Europa decía que sus productos eran descubrimientos de científicos norteamericanos y en Norteamérica decía que sus productos (los mismos) eran descubrimientos de científicos europeos. El malinchismo ha existido en todas partes.

Era una mujer extraordinariamente segura de sí misma, creándose una imagen elegante, refinada, con los cabellos oscuros siempre hacia atrás, su piel resplandeciente, representando tener bastante menos años que en realidad y con muchas joyas, como decía, “para afirmar mi feminidad en un mundo de hombres”; siempre vestida por los mejores modistos: Poiret, Worthm, Touzet, después Chanel.

En 1929 vendió sus salones de Estados Unidos a Lehmans Brothers por la coqueta suma de 7 millones de dólares de la época; la marca Helena Rubinstein se puso a cotizar en Bolsa. Ella desesperada veía cómo su concepto se desmoronaba: se perdía el encanto, la sutileza y el refinamiento de la venta de un producto de belleza, los Lehmans Brothers lo vendía como si de mantequilla se tratara. Pocos meses después llega la Gran Crisis económica. Las acciones que inicialmente costaban 60 dólares llegaron a 20 y con el propio dinero de los Lehmans Brothers volvió a comprar su negocio para fundar por segunda vez su imperio que hacía aguas.

La Segunda Guerra Mundial fue una gran tragedia para Madame Rubinstein. Toda su familia en Polonia terminó en los campos de exterminio nazis. No quedó uno. Como si eso fuera poco, los alemanes, durante la ocupación de París, destruyeron completamente su tríplex en la Isla San Luis de París.

La rabia que sintió por esta destrucción fue tan grande que nunca reconstruyó la entrada de su apartamento para que todo el que llegara a visitarla supiera el estado en que había recuperado su propiedad parisina. Es el momento de reconstruir una tercera vez su imperio europeo pero ya con el dinero que daban sus productos en Australia y Estados Unidos. También recupera su Instituto de la Rue Saint-Honoré. Fue una enfermiza coleccionista de joyas y de arte. Fue una de las pioneras en coleccionar obras de arte primitivo. Fue retratada por una innumerable cantidad de pintores.

Fue una mujer de fuerte carácter, algo dictatorial y al mismo tiempo muy generosa, siempre a la escucha de los demás, en particular de sus empleados.

Murió en 1965 en Nueva York a la edad de 94 años, estando perfectamente válida y lúcida. Dejó a su hijo una fortuna colosal, quince fábricas y 30,000 empleados en el mundo. Hasta el último minuto estuvo al tanto de sus negocios.  

Comparte esta información útil con tus contactos y ayúdanos a que se haga viral!
Compartir en LinkedIN
<< Ver todas las noticias
Helena Rubinstein o el poder de la belleza
Puntuación 4.5/5 - 3 reviews
News
Salón Look refuerza su equipo con el foco puesto en la experiencia, innovación y digitalización
Salón Look refuerza su equipo con el foco puesto en la experiencia, innovación y digitalización

Salón Look, Salón Internacional de la Imagen y la Estética Integral, que...

Los Premios Fígaro estrenan formato streaming y nueva fecha
Los Premios Fígaro estrenan formato streaming y nueva fecha

Los Premios Fígaro 2020 se reinventan fomentando la innovación en el sector...

Ver todas las noticias...
Tablon de anuncios profesional
Events
Expobelleza Andalucía - España (08.02.2020 - 10.02.2020)

EXPOBELLEZA ANDALUCÍA, Feria de la Belleza, Salud y Bienestar: Un evento de...

Cosmoprof Worldwide Bolonia - Italia (12.03.2020 - 16.03.2020)

Feria para la industria de la belleza Cosmoprof Worldwide en Bolonia es una...

Estet Beauty Expo Kiev - Ucrania (17.03.2020 - 19.03.2020)

Feria de Industria de Belleza Estet Beauty Expo es una feria anual en Kiev,...

See all
Trends
Russian lips: La técnica de aumento de labios que se está poniendo de moda

Desde que Kylie Jenner se aumentó los labios, el tema de los procedimientos...

«Foxy eyes»: el maquillaje de ojos efecto «lifting» que se ha puesto de moda

De un tiempo a esta parte, en el mundo del maquillaje no se habla de otra cosa....

Algoritmos e inteligencia artificial, tándem para el cuidado del cabello

Las matemáticas marcan, al parecer, un camino fácil para el cuidado del...

Ver todo
Curiosities
Gwyneth Paltrow y sus velas aromáticas con olor a sus orgasmos

Tras el éxito de la vela "Esto huele como mi vagina", la actriz y empresaria...

Peluqueros célebres: Alexandre

Alexandre fue el estilista de las actrices de los 60 y más allá. Vivió en...

Llega el 'maskie' la nueva forma de resaltar la mirada tras la mascarilla

Las redes sociales se inundan de #maskies estos días. Y, ¿qué nueva moda es...

See all
Corporate News
Alta empleabilidad y cualificación, entre las ventajas de especializarse en medicina capilar

España se encuentra entre uno de los países europeos con más índice de...

El post coronavirus en el sector de la belleza: E-commerce y la aceleración de una tendencia real: el 'cocooning'

La crisis sanitaria en la que nos encontramos actualmente ha supuesto un antes...

Este verano, el color lima reinará en las uñas

Hace unos días, la influencer María Pombo se atrevía con una manicura en...

See all